Tribuna Marca

5 conclusiones del GP de China, per @JoseEspinRuiz

Formel 1 - Mercedes-AMG Petronas Motorsport, Großer Preis von China 2017. Lewis Hamilton ;

Formula One - Mercedes-AMG Petronas Motorsport, Chinese GP 2017. Lewis Hamilton;
Jose Espín

1- Hay Mundial. Es pronto para expresarlo con tanta rotundidad, estas dos primeras carreras del curso son, digamos, bastante atípicas. Australia por su particular trazado y China por la necesaria potencia para afronta la larga recta de 1,2 km, pero las dudas que teníamos después de la primera carrera se disipan. En esta carrera hemos tenido, además, climatología cambiante, practica en agua, clasificación en seco y un inicio de carrera con asfalto mojado, con todo esto hemos visto que las diferencia entre Mercedes y Ferrari son mínimas, tan mínimas que tan por tan solo una milésima Vettel fue segundo por delante de Bottas, más igualdad imposible.

Luego en carrera las cosas son diferentes y aparecen las primeras espadas de las escuderías. Ferrari aprovechó un coche de seguridad virtual para anticipar el cambio de neumáticos de mojado a seco, y cuando todo parecía que iba a ir por los derroteros de Australia, la virgen en forma de accidente de Antonio Giovinazzi, sin consecuencias para el piloto y en el mismo sitio donde el joven y prometedor piloto italiano se las vio con el muro el clasificación, se apareció en el muro de Mercedes más el cambio de ruedas magnifico de Hamilton. Y cambió la historia de un GP que tenía el mismo guión de hace 15 días.

Lo mejor es que vimos algo más, apareció el que todos esperábamos como tercero en discordia, Red Bull. Ricciardo lastrado por las carencias de la Unidad de Potencia de Renault y Max Verstappen, excelso, que remontó durante la carrera desde el puesto 17 al tercero. Hamilton se llevó el gato al agua, Vettel  fue segundo y el mencionado Verstappen subió al tercer cajón.

Los finlandeses no estuvieron a la altura, Valtteri Bottas la pifió con un trompo cuando el Safety Car estaba en pista, eso le resto potencial a Mercedes, que en momentos puntuales vio peligrar la victoria de Hamilton, y un buen puñado de puntos para el campeonato de constructores que este año también se antoja reñido. Por su parte, Räikkönen no pudo pasar a Ricciardo, y a la vez tapono las opciones de victoria de Sebastian cuando podía optar a ganar la carrera.

A grandes rasgos sí podemos decir que la carrera fue emocionante, A poco que la Unidad de Potencia de Renault funcione y todo se vaya situando, nos esperan carreras igualadísimas con resultados inciertos.

2- Vuelve la emoción. Esta carrera sí ha tenido momentos para el recuerdo, para levantarte de la silla, adelantamientos, muchos para lo que la nueva configuración aerodinámica podía disponer. Algunos ejemplos son los adelantamiento de Pérez a Massa con un rectificado para después atacar a Kvyat y pasarlo también en la vuelta 8, o la pasada de Max a su compañero Ricciardo en la vuelta 11, por dentro, -porque el joven holandés lo vale-. Después vimos una pasada de libro de Vettel sobre Räikkönen, para que el alemán se quitara de en medio a su compañero y adelantar después al Red Bull de Ricciardo en la vuelta 22. Sin embargo, el que mejor lo hizo fue Grosjean, con su víctima favorita, los Renault: en la vuelta 28 pasada a Palmer, y en la 29 a Hülkenberg. También a destacar el duelo nacional entre Sainz y Alonso, pasada del madrileño y defensa numantina del asturiano. Otro ejemplo lo encontramos en la vuelta 33, cuando Verstappen dio buena cuenta de Bottas, aprovechando sus neumáticos frescos. Al final hubo algunos más, como el de Bottas a Alonso, dejando en evidencia la velocidad del McLaren.

También hay que destacar el espectáculo que nos ofrecen pilotos como Verstappen, Sainz, Ocon o el propio Fernando Alonso, que siempre dan un punto más de lo que su montura les ofrece y por ende los beneficiados somos los espectadores.

3- Pirelli sigue siendo protagonista. Por desgracia, no podemos de dejar de hablar del fabricante italiano de neumáticos. Las intermedias no funcionan, y los de lluvia extrema no se calientan ni en el infierno, y eso que en China se estrenaban compuestos nuevos. Respecto a los de seco, Pirelli optó por llevar los Súper Blandos (rojo), Blandos (amarillos) y los Medios (blancos), estos últimos no los ha usado absolutamente nadie, por lo que, tal vez, deberían probar a hacerlos más blandos. De esta manera, tendrían su cuota de protagonismo dando vida a unas carreras estratégicamente previsibles.

4. El carácter de Carlos Sainz. Clasificó undécimo, arriesgó en la salida siendo el único en poner ruedas de seco cuando la pista no estaba para ellas, trompeó y descubrió que el Toro Rosso es duro, porque se fue contra el muro y pudo seguir. Eso lo relegó a la decimonovena posición, pero se rehizo cuando el resto fue entrando. Aguantó lo indecible contra coches mas rápidos que el suyo, y fue el primero de los otros, acabando séptimo sin ser doblado. Gran carrera del piloto madrileño, que sigue opositando a un asiento de prestigio.

5. No todo lo que le sucede a McLaren es culpa de Honda. La pretemporada fue un desastre, eso lo sabe todo el mundo. Que la Unidad de Potencia japonesa vibra, es poco fiable y ha sido asaltada por cuatreros dejándola con muchos menos caballos que sus rivales, también es de sobra conocido. Pero cuando ves a un piloto como Fernando Alonso con ese material poner a ese coche hasta en sexta posición, pasa más de la mitad de la carrera en los puntos, y que cuando entra en una pelea seria por mantener lo insostenible acaba con una dirección rota (Australia) o un palier roto como en esta ocasión, te das cuenta que si en Sakura no dan con la tecla, en Woking no han visto un piano en años. El motor Honda no se ha roto, más de 90 vueltas seguidas en carrera, más los libres, mas la clasificación, lo cual es indicativo de que hay mucho mas detrás de todo ese desaguisado.

Los pocos kilómetros de la pretemporada, y los que en este caso Alonso ha conseguido completar, solo nos dejan suponer que a lo mejor el chasis está a la altura, pues su paso por curva es más que aceptable, y que la aerodinámica podría ser buena. Pero si uno de los coches se retira en las primeras vueltas y el otro, después de otro milagro, se rompe cuando se le expone a un estrés importante, el resultado es el que se vive ahora. Y por supuesto, la frustración de Vandoorne y Alonso no se cura con buenas palabras y promesas de difícil cumplimiento.

En siete días nos vemos en Bahréin. Esto no da tregua.

 

Deixa un comentari

Aquest lloc web utilitza galetes (cookies), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació, així com per a oferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús. D'acord