Tribuna Marca

Crutchlow se doctora en Phillip Island

carl_crutchlow_ganador_gran_premio_de_australia_moto_gp_2016_1349x594
Juanjo Olivares

Segunda victoria del piloto satélite de Honda, Cal Crutchlow, que supo aprovechar la caída del reciente proclamado campeón, Márquez, quien cometió un error en la décima vuelta y se fue al suelo. Remontada antológica por parte de Valentino Rossi y Maverick Viñales, que completaron el podio. En Moto2, Zarco es más líder por la caída de Alex Rins y en Moto3 sobrecogedor accidente en la vuelta 6 con el piloto John Mcphee como peor parado, mientras que el ya campeón Brad Binder sumó su sexta victoria.




El mundial de MotoGP entra en una especie de sprint final. Tres carreras en tres semanas fuera de Europa antes de volver con la última cita el 13 de Noviembre en Cheste, Valencia. En el ecuador de este sprint, tocaba Australia, en el histórico y controvertido circuito de Phillip Island. Controvertido por su asfalto abrasivo, uno que se merienda literalmente los neumáticos. La casa suministradora de gomas, Michelin, no ha hecho nada para paliar este hándicap. Suerte hemos tenido todos, en especial los pilotos, de que las condiciones de este fin de semana han sido de lluvia y de bajas temperaturas.

Con el mundial de MotoGP ya decidido a favor de nuestro gran campeón, Marc Márquez, ya pocas cosas a nivel de clasificación queda por ver, pues Lorenzo parece estar ya pensando más en la temporada que viene con su sonado cambio de aires, pero estos pilotos se divierten encima de la moto y así lo demostraron en Australia.




Con unos libres ‘raros’, hasta el “warm up” del domingo y la “quali” del sábado no se ha podido rodar rápido, así que todo era bastante incógnita de cara a la carrera dominical. Eso sí, una calificación también de lo más extraña, pues chocaba ver cómo las dos Yamaha calificaban en decimosegunda y decimoquinta posición, con un Marc Márquez intratable consiguiendo la “pole” con casi un segundo de diferencia respecto a su inmediato perseguidor.

Con todos estos ingredientes, la carrera se presentaba con muchos alicientes. ¿Habría remontadas por parte de los pilotos de Yamaha? Viñales, también hundido en la parrilla, ¿se uniría a la fiesta? ¿La temperatura jugaría malas pasadas? Si no fuera por que el campeonato ya estaba decidido, esta cita de Australia, dadas estas circunstancias, sería de las mas emocionantes del campeonato, por no decir la que más.




Se apagaron los semáforos y empezamos encontrar respuestas a todas las preguntas. Marc perdía una posición, se colocaba segundo a rueda del pequeño de los Espargaró, Márquez no tardó mucho en pasarlo e imponer un ritmo que nadie más podía seguir. La carrera parecía que se decantaba a favor del piloto de Cervera, que pronto se separó de Crutchlow en unos dos segundos y medio. Solo tenía que controlar la distancia, o eso parecía, pero en esto de las motos no hay nada seguro ni nada está atado hasta que no se baja la bandera a cuadros. En la vuelta 10, al entrar en la curva 4, el de Honda cometió un error de pilotaje y quiso entrar demasiado rápido en la curva. La moto se le fue de la parte delantera y dio con sus huesos en el suelo, de forma que la máquina quedó totalmente destrozada y Marc sumaba el primer 0 de la temporada.

Cal Crutchlow, por su parte, tuvo relativamente una carrera tranquila. Gozaba de un muy buen ritmo, quién sabe si hasta el punto de haberle disputado la victoria a Marc si éste no hubiese caído, así que solo tuvo que administrar ventajas y mantener en temperatura el neumático delantero. A destacar del piloto inglés que corre con una moto satélite y no de fábrica, que la centralita eléctrica es única para todos, pero la mecánica no, y esta temporada Crutchlow está demostrando que es un piloto con un gran futuro y de rendimiento inmediato.




Otra batalla era la que provenía desde la parte de atrás, destacando a dos pilotos por encima del resto, Valentino Rossi y Maverick Viñales. El italiano se puso el mono de gran campeón para deleitarnos con un “master” de pilotaje, porque su remontada fue puesto a puesto, al paso por la primera vuelta no había adelantado a nadie, así que tuvo que pasar uno a uno a sus rivales, daba igual la curva que fuera, su superioridad era tal que parecía fácil verle adelantar. Fue dando cuenta de todos, todos menos Cal, pues cuando el 46 llegó al tercer puesto, allí vio frenada su majestuosa remontada. Quizás sus neumáticos llegaban demasiadoperjudicados después de tal desgaste, o que este domingo fuera el día del inglés, ya que su ritmo no desfallecía en demasía y era imposible de alcanzar.
Maverick, por su parte, casi sin hacer ruido iba a la suya. Sin hacerlo tan espectacular como el italiano, Viñales también fue poco a poco rebasando rivales, siendo más cuidadoso con las gomas pero igual de efectivo. Fue tal su buen hacer que incluso hubo algún momento que parecía que Maverick podría pelearle el segundo puesto a Rossi.

Del resto de pilotos, a destacar Aleix Espargaró,que otra vez estuvo luchando por un puesto en el podio, algo que se le resiste toda esta temporada. El de Suzuki caía a pocas vueltas del final cuando mantenía una bonita lucha con su compañero Maverick y con la Ducati de Dovizioso. Otro piloto a destacar, pero no por algo positivo, es Jorge Lorenzo, que no estuvo en todo el fin de semana: gris en todas las apariciones en Australia, parece como si la cosa ya no fuera con el, que ya tiene más la cabeza pensando en rojo que en azul. Esperemos que estas dos últimas citas que restan veamos realmente al Lorenzo al que estamos acostumbrados, al espartano que no se rinde, al que es sin duda uno de los mejores pilotos de los últimos tiempos. El balear acabo en un discreto sexto lugar, remontando más por las caídas que por su propio mérito.




Respecto al resto de españoles, Pol cuajó una muy buena carrera, un quinto puesto bien peleado por el pequeño de los Espargaró; Álvaro Bautista estuvo otra vez en los puntos. Duodécimo para el manchego, que está sacando un buen partido de su Aprilia; Tito Rabat se quedó a las puertas de los puntos, decimosexto para el. Hector Barberá, en su segunda oportunidad a lomos de una Ducati oficial, volvió a caer. Parece ser que le está costando sentirse cómodo con la montura italiana.

En términos de campeonato, o subcampeonato mejor dicho, Valentino consigue una ventaja de 24 puntos respecto a Lorenzo, lo que es un gran colchón para el tramo final de campeonato.




Moto 2

La única categoría sin decidir aún, y esto parece ser que va evocado a decidirse en Valencia, ya que ahora se ha convertido en una lucha de tres en vez de dos, como todo parecía desde hace unos cuantos fines de semana. Esta vez la carambola se ha dado a favor del vencedor en Phillip Island, el suizo Thomas Luthi, ya que junto a la nueva caída de Àlex Rins y la duodécima posicion del líder Zarco, lo han metido de lleno en la batalla por el campeonato, aunque eso sí, el francés Johann Zarco tiene todavía muchas papeletas para revalidar el título de Moto2. Luthi se hizo con la victoria en un apretadísimo final, ya que tan solo 10 milésimas fueron la diferencia entre el primero y el segundo, Franco Morbidelli. Completó el podio Sandro Cortese, que llegaba a tan solo medio segundo de la cabeza.

Entre los nuestros, destacar el papel de Axel Pons, quien se aupó hasta la octava posición, Xavi Vierge, que cuajó un magnifico décimo lugar, y Edgar Pons, quien sumaba dos puntos al llegar a meta en decimocuarto lugar. Emoción en lo más alto en la categoría más sosa de las tres.




Moto3

Otra vez la sombra de la desgracia planeó por un circuito de motociclismo. Otra vez con el corazón compungido al ver otro terrible accidente. John McPhee se iba al suelo junto a otros corredores en la vuelta 6, el piloto escocés quedó tendido en el asfalto cuando Andrea Migno no pudo sortearlo y le dio de lleno con la moto, automáticamente bandera roja para atender a los involucrados. Todo quedó en un gran susto, McPhee fue trasladado al hospital pero su vida no corrió peligro en ningún momento.
En lo deportivo, otra gran victoria para Brad Binder. El sudafricano se mostró intratable en la segunda manga después de la neutralización por bandera roja, una victoria incontestable por el ya campeón de la categoría pequeña. Acompañaron al sudafricano en el podio, el italiano Andrea Locatelli y un emocionado Arón Canet, que no pudo contener las lagrimas al subir al podio.

Jorge Martín y Marcos Ramírez salvaron los muebles entrando en sexto y séptimo lugar respectivamente, mientras que María Herrera se hacía con el último punto al terminar decimoquinta.

La próxima semana Malasia, circuito de Sepang, penúltima cita del campeonato antes de volver a Valencia para despedirlo por todo lo alto.

Deixa un comentari

Aquest lloc web utilitza galetes (cookies), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació, així com per a oferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús. D'acord