Tribuna Marca

Los inventos que no le han salido a Zidane

vEOhRPG
Alejandro Rodriguez

El actual entrenador del Real Madrid se ha caracterizado por tener buena mano dentro del vestuario y por saber gestionar los egos de sus estrellas. Por otro lado, en la táctica, ha tenido muchos problemas para superar equipos que están muy preparados. Conjuntos que defienden ordenados y que tienen claro a que juegan, sea al contra ataque, a tener la pelota o a tirar balonazos al delantero. Zidane también ha ganado partidos desde el banquillo pero cuando ha hecho inventos, el equipo se ha resentido.




El primero de estos inventos fue la reconversión de Cristiano Ronaldo a delantero centro. El técnico francés vio que Ronaldo ya no podía jugar en la banda y lo centró pero esto provocó cambiar el sistema. Zidane pasó del 4-3-3 al 4-4-2 y retrocedió a Bale a la banda izquierda, en defensa, para aprovechar el remate de Cristiano. El experimento salió bien pero cuando el galés se lesionó, ni Isco, ni Kovacic, ni Lucas Vàzquez supieron suplirlo con garantías. Desde entonces, ha ido haciendo cambios pero el equipo no ha demostrado mejora, aunque estuvo 40 partidos sin perder, en muchos le fue de muy poco. Las lesiones han obligado a Zidane a cambiar el esquema y hacer rotaciones pero nunca ha dado la sensación de tener una línea regular en su juego.




Después de ver que su equipo sufría en las transiciones rápidas y concedía muchas ocasiones de gol por errores individuales, fue a Sevilla y probó con un 3-5-2. El experimento parecía que salía bien pero bien es verdad que el Madrid no generaba peligro y estaba cómodo en una situación conformista gracias al gol de Cristiano. Aún así, como sus jugadores no tenían interiorizado como replegarse si había pérdida con la formación en la cual estaban, Benzema perdió una pelota en tres cuartos de campo y el equipo quedó vendido. Al partido siguiente utilizó un 4-5-1, en la ida de la Copa ante el Celta y el equipo volvió a sufrir los males originarios. Y en la vuelta, ha utilizado otra vez el 3-5-2 pero con Casemiro de central. Una cosa muy rara que ha dejado al equipo descompensado porque el Madrid sólo ha tenido la pelota 20 minutos. Al pívot brasileño se le ha visto tan perdido como Danilo (14 pelotas perdidas), y el medio del campo no ha realizado las transiciones con coordinación.

Un invento más que cada vez demuestra, con más fuerza, que a Zidane le falta muchísimo por aprender y que los goles de Ramos, en el tiempo de descuento, no siempre te sacan las castañas del fuego.

Deixa un comentari

Aquest lloc web utilitza galetes (cookies), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació, així com per a oferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús. D'acord